Las brañas

Introducción

por Ástur Paredes

Introducción 

Las características bioclimáticas y topográficas de Asturias favorecieron, desde la Prehistoria, el desarrollo y el aprovechamiento ganadero de los pastos de altura. Con el nombre de brañas, mayaes, vegues, alzadas, puertos, invernales… se designa un complejo universo cultural que tiene como objetivo la explotación, a través de la ganadería, de un nicho ecológico comprendido entre la media y alta montaña. Situados entre los 700 y los 1.800 m de altitud, aproximadamente, estos asentamientos son habitados de forma estacional, trasladándose allí brañeiros, pastores y vaqueros con sus ganados, para aprovechar los recursos de pastos que ofrecen dichos espacios.

Foto. Ástur Paredes

Las brañas, un complejo universo cultural

Estos recursos y especialmente las condiciones climáticas marcarán los tiempos de estancia en cada asentamiento, de manera que son frecuentes los enclaves complementarios, a diferente nivel topográfico, que permiten un aprovechamiento altitudinal optimizando los rendimientos del territorio. Así, en una situación ideal, un pueblo de referencia dispondría de una braña de altura para los meses estivales; una braña media para la primavera y el otoño; y una invernal, próxima al pueblo, para la estación fría.
[Ver texto completo]

Braña Campel (Allande)

por Ástur Paredes

Braña Campel

Situada en el noroeste del concejo de Allande, en la parroquia de Santa Colomba, la Braña Campel pertenece al pueblo de Llaeces, distante 6,35 Km. Se trata de una braña baja, con altitud máxima de 870 m, que dispone de un conjunto de prados de siega de 6,96 Ha y un amplio espacio en abertal de pasto de diente y arbustivo que, además de sostener rebaños de cabras y ovejas pastoreados en vecera, aportaba rozo para la cama del ganado, produciendo abundante cuitu (estiércol, abono), material leñoso para alimentar el fuego y los hornos de pan, etc.

Braña Campel (Allande) Foto. Ástur Paredes

Braña Campel (Allande)

Permanecía en uso desde últimos de mayo o primeros de junio, hasta finales de septiembre, pudiendo prolongarse ligeramente la temporada si el tiempo era favorable. Ovejas, cabras y vacas manías (secas, que no producían leche) eran las especies animales que poblaban este espacio, pastando en la sierra durante el día y recogiéndose en las cabañas durante la noche. Quedaban al cuidado de una persona de cada casa que acudía a la braña de manera intermitente, excepto en época de siega en que se reunía allí prácticamente la totalidad de la familia. Terminada la hierba, a finales de julio o primeros de agosto, se almacenaba en varales (almiares) en la propia braña hasta que, finalmente, se transportaba al pueblo en los característicos carros del país.

La braña reúne un total de 13 construcciones dedicadas a cortes (cuadras) y cabanas (habitación del pastor), siendo la mayor parte construcciones que reúnen ambas funciones, incorporando además la corrada o espacio cerrado de muro ante la fachada principal.

Campel ofrece una imagen de gran atractivo estético, con su estructura alveolar de prados cercados de muros, sus llamativas mamposterías y cubiertas de pizarra… Pese a que fue ampliamente difundida al disponer de acceso rodado hasta sus inmediaciones, esto no contribuyó, sin embargo, a su conservación y su situación actual, con 9 de las 13 construcciones existentes en ruina parcial, es crítica.
[Ver ficha completa]

Braña de Canl.longo (Quirós)

por Ástur Paredes

Braña de Canl.longo

Situada en la vertiente suroriental del Cordal de Pena Sobia, en el concejo de Quirós, la Braña de Canl.longo era utilizada tradicionalmente por los vecinos de Cuañana. Conocida también como El puertu Cuañana, se trata de una braña alta, con una altitud media de 1.445 m, que dispone de un amplio espacio de pasto de diente en abertal que supera las 19 hectáreas. Se asienta en un paisaje cárstico con abundantes dolinas que incluyen una laguna y varios humedales de carácter estacional.

Braña de Canl.longo (Quirós) Foto: Ástur Paredes

Braña de Canl.longo (Quirós)

La subida del ganado se hacía escalonadamente a partir de abril, en compleja complementariedad con la Mortera de Cuañana, espacio dedicado tanto a pastos como a tierras de labor, que cumplía también la función de braña equinoccial. Primero se subían las caballerías y, dependiendo del clima, en mayo, podían subir las vacas escosas (que no dan leche). Posteriormente, cuando se acotaba la mortera el 1 de junio, se subían las vacas paridas con sus crías que hasta entonces habían ocupado aquel espacio. Los vaqueros se desplazaban diariamente a la braña al atardecer para cuidar y ordeñar el ganado, pernoctando en las cabañas. Tras el ordeño de la mañana, al día siguiente, bajaban de nuevo al pueblo con la leche recolectada, para repetir el ciclo diariamente durante todo el verano.

La braña reúne un total de 33 construcciones, que pueden agruparse tipológicamente en: vel.lares, de planta circular y cubierta en falsa bóveda, que se dedicaban a la estabulación de los terneros; las cabanas, pequeñas construcciones de planta rectangular que servían de habitáculo para el vaquero; y los cabanones, de planta subrectangular y asentadas en talud que albergaban ambas funciones: cuadra para el ganado y cabana para el vaquero, segregadas en altura. A éstas hay que añadir dos fuentes-abrevadero como equipamiento colectivo. En la actualidad, vacas y caballos siguen poblando la braña en los meses estivales, pero el cambio de orientación en las prácticas ganaderas hacia la producción cárnica hizo desaparecer gran parte de los usos del pastoreo tradicional. Pese a ello, cerca de la mitad de las construcciones de la braña aún presentan buen estado de conservación.
[Ver ficha completa]

Braña Duernas (Quirós)

por Ástur Paredes

Braña Duernas

Situada en la vertiente suroriental del Cordal de Pena Sobia, en el concejo de Quirós, la Braña Duernas era utilizada tradicionalmente por los vecinos de Val.lín. Se trata de una braña alta, con una altitud media de 1.342 m, que se asienta en pronunciada pendiente y dispone de un espacio de pasto de diente en abertal cercano a las 6 hectáreas.

Braña Duernas (Quirós) Foto: Ástur Paredes

Braña Duernas (Quirós)

La subida del ganado —vacas y algunas caballerías, pues aunque había vecera de ovejas y cabras ésta no estaba vinculada al espacio de la braña—, se producía antes que en otros lugares ya que la escasez de tierras de cultivo en el entorno de Val.lín limitaba la existencia de prados y por tanto ya en el mes de abril se subía a la braña. Eventualmente se daba la circunstancia de tener que volver a bajar el ganado durante algunos días ante una climatología adversa. Por las mismas causas, la estancia en la braña se prolongaba lo más posible, hasta finales de octubre o incluso se aguantaba arriba hasta que llegaban las primeras nieves.

La braña, aunque muy reducida, pues cuenta tan solo con ocho construcciones, tiene desde el punto de vista de la arquitectura gran interés por su variedad tipológica, que podemos clasificar en: vel.lares, de planta circular y cubierta en falsa bóveda, que se dedicaban a la estabulación de los terneros; las cabanas con vel.lar, pequeñas construcciones de planta subrectangular y cubierta de falsa bóveda que, asentadas en talud, se distribuyen en dos pisos y acogen el habitáculo para el vaquero arriba y la cuadra para los terneros en el piso inferior; y los cabanones, de planta rectangular y cubierta a un agua que albergaban igualmente ambas funciones: cuadra para el ganado y cabana para el vaquero, segregadas en altura. A éstas hay que añadir dos fuentes-abrevadero como equipamiento colectivo.

En la actualidad, el escaso ganado que frecuenta la braña de Duernas ya no procede de Val.lín sino de los lugares de Faedo y Fresneo. Todas las construcciones excepto una están fuera de uso y cuatro de las ocho existentes están derrumbadas o en proceso de ruina.
[Ver ficha completa]

Braña Las Cadenas (Teberga)

por Ástur Paredes

Braña Las Cadenas

Situada en el extremo sureste del concejo de Teberga, en las cercanías del Puertu Ventana, la braña Las Cadenas era utilizada tradicionalmente por los vecinos de Parmu y La Vil.la de Su. Se trata de una braña alta, situada sobre los 1.290 m de altitud, que dispone de un espacio de pasto de diente en abertal de poco más de tres hectáreas.

Braña Las Cadenas (Teberga) Foto: Ástur Paredes

Braña Las Cadenas (Teberga)

Habitada solamente durante los meses del verano, los brañeiros se desplazaban diariamente a la braña al atardecer para cuidar y ordeñar el ganado —solamente vacas— pernoctando en las cabañas. Tras el ordeño de la mañana, al día siguiente, bajaban de nuevo al pueblo con la leche recolectada que, además de para el consumo familiar, era transformada en mantequilla para su venta, primero en los mercados locales y posteriormente a las desnatadoras de la zona.

La braña reúne un total de 15 construcciones, algunas de ellas en ruina —siete— y la mayoría en deficiente estado de conservación. Tipológicamente responden a dos modelos: los corros, de planta circular y cubierta en falsa bóveda, que se dedicaban a la estabulación de los terneros para separarlos de sus madres, administrando de este modo el consumo de leche; y los cabanones, construcciones de planta rectangular y cubierta a dos aguas dedicadas a cuadra y habitáculo para el vaquero. A éstas hay que añadir una fuente-abrevadero, única construcción de uso colectivo.
En la actualidad, la braña es administrada por la Junta Vecinal de la Parroquia Rural de Páramo. Las vacas siguen poblando la braña en los meses estivales, pero el cambio de orientación en las prácticas ganaderas hacia la producción cárnica hizo desaparecer gran parte de los usos del pastoreo tradicional.

Con buen acceso a través de una amplia pista forestal (de uso restringido para vehículos), Las Cadenas está enclavada en un paisaje de gran belleza, rodeada por un bosque de hayas de las que en la braña existen algunos ejemplares de gran porte.
[Ver ficha completa)]

Braña Las Navariegas (Teberga)

por Ástur Paredes

Braña Las Navariegas

Situada al pie de la Cordillera, en el extremo sur del concejo de Teberga, Las Navariegas es una braña alta, de uso estival, con una altitud media de 1.593 m. Utilizada tradicionalmente por los vecinos de La Foceicha, cuenta con un espacio de pasto de diente en abertal de 11,655 hectáreas, administrado por una Xunta Vecinal. La braña está integrada en el M.U.P nº 51 «Navaliegos y La Ferraidiña».

La subida del ganado, vacas y algunas caballerías, tenía lugar a finales de mayo, permaneciendo en la braña hasta finales de septiembre. Los vaqueros subían diariamente a la braña para ordeñar y atender el ganado, pernoctando en las cabañas y bajando al día siguiente con la leche recolectada. La elaboración de mantequilla, que era vendida a las «desnatadoras» de la zona, era en principio una fuente de ingresos y, posteriormente, la venta directa de la leche a distintas empresas.

Foto: Ástur Paredes

Braña Las Navariegas (Teberga)

Cuando el ganado del pueblo descendía, la braña era alquilada a un pastor que brañaba en Torrestío y que mantenía un amplio rebaño de ovejas por un período variable, de dos a cuatro semanas, dependiendo de la climatología. Esta situación era vista como muy ventajosa, pues el ganado menudo pisaba el terreno y dejaba su abono que calaba con las primeras nieves.

La braña reúne un total de 21 construcciones, que pueden agruparse tipológicamente en: corros, de planta circular y cubierta en falsa bóveda, que se dedicaban a la estabulación de los terneros; y los cabanones, de planta rectangular, asentadas en talud y con cubierta a dos aguas que albergaban ambas funciones: cuadra para el ganado vacuno y cabana para el vaquero. A éstas hay que añadir una fuente-abrevadero como único equipamiento colectivo.

En la actualidad, vacas y caballos siguen poblando la braña en los meses estivales, pero ya no pertenecen a los vecinos sino que los pastos son subastados por la Xunta Vecinal. El cambio de orientación en las prácticas ganaderas hacia la producción cárnica hizo desaparecer gran parte de los usos del pastoreo tradicional y las construcciones han perdido su funcionalidad. 16 de las 21 construcciones de la braña están en ruina o en deficiente estado de conservación, por lo que el futuro de esta braña, situada en un entorno de gran belleza, es crítico.
[Ver ficha completa]

Mayada Cerréu (Casu)

por Ástur Paredes

Mayada Cerréu

La mayada Cerréu se localiza en el sureste del concejo de Casu, en la parroquia de Tarna, y era utilizada tradicionalmente por los vaqueros de Bezanes y La Foz. Es una braña alta, de uso estival, con una altitud media de 1.378 m y una superficie de 12,24 Ha de pastizal y pasto arbustivo en abertal.

Mayada Cerréu (Caso) Foto: Ástur Paredes

Mayada Cerréu (Caso)

A mediados de mayo se subían las vacas junto con algunas caballerías y un poco más tarde, a primeros de junio, se subían las cabras, que se pastoreaban por el sistema de vecería. Además, cerdos e incluso gallinas se criaban en la braña durante los meses centrales del verano, para los que se habilitaban cuerrios o pequeños cercados en el entorno de las cabañas. El ganado permanecía en la mayada hasta San Miguel de septiembre, en que se descendía a las brañas equinocciales o primariegas: La Fumiosa, El Campón, L’Ablanosa… asentamientos con prados de siega situados a menor altitud, donde había caseríes (cuadras grandes con henil) y cabañas en las que, dependiendo de la climatología, el ganado podía permanecer hasta su estabulación invernal en los pueblos o en su entorno inmediato.

La braña reúne un total de 16 construcciones dedicadas a corripios (cuadras para los terneros) y cabañes (habitación del pastor), además de dos fuentes como equipamiento colectivo: La Fuente Cerréu, fuente-abrevadero situada en la propia braña, construida en 1969, y La Fuente les Collaes, en el inicio de la senda tradicional hacia Bezanes. A estas construcciones deberíamos sumar otras como los cuerrios para el ganado menudo y les becerreres para los xatos, construcciones que con frecuencia eran elaboradas en materia vegetal y de las que no se aprecian restos materiales.

Situada en un entorno de gran belleza, Cerréu se integra en el Parque Natural de Redes, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO (2001). La mayada aún conserva actividad ganadera, aunque los cambios en la orientación productiva contribuyeron al abandono de las construcciones y en la actualidad 12 de las 16 existentes están en ruina, lo que aboca a este espacio a convertirse en un breve futuro en «ruina arqueológica».
[Ver ficha completa]

Mayada La Fumiosa (Casu)

por Ástur Paredes

Mayada La Fumiosa

Mayada situada en la vertiente suroriental de la Sierra de Fuentes, en la parroquia de Tarna, en el sureste del concejo de Caso. Utilizada tradicionalmente por los vecinos de La Foz y Bezanes, tiene una altitud media de 1.198 m y cuenta con 13,5 hectáreas de pasto de diente y prados de siega.

Mayada La Fumiosa (Casu) Foto: Ástur Paredes

Mayada La Fumiosa (Casu)

Vacas y algunas caballerías habitaban la braña a partir de mediados de mayo, permaneciendo hasta octubre, según las condiciones climáticas, cuando el ganado se bajaba a las brañas equinocciales de L’Ablanosa o El Campón situadas a menor altitud. Aquí había prados de siega y caseríes —cuadras grandes con heniles— y el ganado se mantenía hasta que llegaban las nieves y se envernaba, se estabulaba, en los pueblos de origen. Además de estas especies, los cerdos frecuentaban la braña durante los meses centrales del verano.

Como es común en las brañas de valle, los vaqueros se desplazaban al atardecer diariamente a la braña desde sus pueblos de origen y tras reunir y ordeñar el ganado pernoctaban en las cabañas. A la mañana siguiente, se atendía el ganado, se separaban las crías de sus madres y se volvía a ordeñar para bajar al pueblo con la leche recolectada. Para evitar estos viajes continuos, a veces se practicaba l’interiu: los vaqueros bajaban por turnos con la leche de los otros.

La mayada reúne un total de 11 construcciones, que pueden agruparse tipológicamente en: cabañes, de planta rectangular y cubierta a dos aguas, constituían el habitáculo del vaquero durante su estancia en la braña; corripios o cortixos pequeñas construcciones semejantes a las anteriores pero diferentes funcionalmente pues se dedicaban a la estabulación de los terneros; y caseríes, de planta rectangular y mayor volumen, que se distribuyen en dos alturas albergando la tenada o henil en el bajo cubierta y la cuadra en la planta inferior. A éstas debemos sumar una fuente-abrevadero como equipamiento colectivo.

En la actualidad, tan solo una familia de La Foz sigue subiendo ganado a La Fumiosa. Los antiguos espacios de pradería apenas son perceptibles invadidos por los helechos y las construcciones perdieron su funcionalidad: ocho de las once existentes están derribadas o en proceso de ruina.
[Ver ficha completa]

Mayéu El Cople (Ayer)

por Ástur Paredes

Mayéu El Cople

Situado en la cabecera del valle del Río Nigru, en la ladera occidental del Cordal de Murias a 1.335 m de altitud, el mayéu El Cople es una braña ayerana que perteneció tradicionalmente a los vecinos de Santibanes de Murias. Cuenta con 7,8 Ha de prados de siega, de titularidad particular, y 6 construcciones para el albergue de ganados y vaqueros. Actualmente las propiedades variaron y dos de los vaqueros proceden de Beyo, también en Ayer.

En el pasado, su uso se centraba en los meses equinocciales del año pues, en los meses centrales del período estival, el ganado se desplazaba hacia brañas más altas como Bustroso o Valverde. Vacas y cabras, se subían al mayéu con la entrada de la primavera, lo que a veces obligaba a bajar nuevamente por motivo de alguna nevada, mientras las ovejas y los cerdos lo hacían más tarde. Posteriormente, a partir del 8 de septiembre, el ganado descendía nuevamente a El Cople para aprovechar los pastos de otoño, permaneciendo en la braña hasta el mes de octubre. La principal actividad de los vaqueros era la producción de mantega, que se vendía en el mercado semanal de los viernes en Cabanaquinta. Se cataban (ordeñaban) las vacas y sólo eventualmente las cabras, cuya leche se dedicaba a alimentar a los cerdos. Otras actividad secundaria de los vaqueros era la fabricación de madreñas y garabatos (rastrillos) que tenían buena venta en «Castilla».

Mayéu El Cople (Ayer)

Mayéu El Cople (Ayer)

En la actualidad el único ganado existente en El Cople es el vacuno, con la consiguiente pérdida de espacio de pasto pues cabras y ovejas mantenían el amplio entorno de carba (monte bajo, pasto arbustivo) alrededor de la braña «como una campera». El ganado se sube a últimos de mayo —los puertos están acotados hasta el 1 de junio— y se baja, dependiendo de las condiciones climatológicas, en octubre.

Las construcciones son compactas, de planta rectangular y cubierta de l.lábanas (losas) a dos y tres aguas; acogen en su interior el portal distribuidor, la cabana o lugar habitacional del vaquero durante su estancia en la braña y el esteblu o cuadra. Sobre este último espacio se sitúa la tená o henil para la hierba seca, en el bajo cubierta.

[Ver ficha completa]

Mayaa Prieya (Sobrescobiu)

por Ástur Paredes

Mayaa Prieya

Situada en la vertiente oriental de la Xerra’l Crespón, en el límite occidental del concejo de Sobrescobiu con el de Llaviana, la Mayaa Prieya pertenece a los vecinos de Soto d’Agues. Se trata de una braña baja, con una altitud media de 879 m, que dispone de un conjunto de prados de siega de titularidad particular de unas 6 hectáreas.

Su uso se centraba en los meses equinocciales del año pues, en el período estival, el ganado se desplazaba hacia las brañas altas del monte Llaímo. Así, y siempre dependiendo de las condiciones climatológicas, a finales de marzo las vacas y las cabras se subían a Prieya, permaneciendo allí hasta el primero de junio, en que se ascendía a los pastos altos. A fines de ese mes, por San Pedro, se efectuaba la siega de los prados y se almacenaba en los heniles de la propia mayaa o bien se transportaba en carros del país hasta el pueblo. Posteriormente, en septiembre, el ganado descendía nuevamente a Prieya para aprovechar los pastos de otoño, permaneciendo en la braña hasta la llegada de las primera nieves, por lo general en el mes de noviembre.

Mayaa Prieya

Mayaa Prieya (Sobrescobiu)

La braña, de proporciones limitadas, cuenta con 17 construcciones repartidas entre 6 cabanas para el refugio de los vaqueros y 9 corrales. Estos últimos integran la cuadra en el piso inferior y el henil en el bajo cubierta, existiendo algunos de especial interés que incluyen además un portal de distribución y un cuarto cerrado de tabla, en un diseño que recuerda al de las casas mariñanas. Destaca en estas construcciones el trabajo de los canteros, presentando dos de ellas epígrafes con la fecha de 1862. A estas construcciones hay que añadir dos fuentes como equipamiento colectivo.

Los cambios de orientación en la explotación del ganado hacia la producción cárnica motivaron el abandono progresivo de las cabanas, pues ya no era necesario el ordeño y en consecuencia pernoctar en la brañas. Posteriormente, fue descendiendo el número de ganaderos con el consiguiente abandono de prados y corrales, hasta la actualidad en que sólo un ganadero sube a Prieya y los prados ya no se siegan. Hoy, 9 de las 17 construcciones de la mayaa están en ruina.

[Ver ficha completa]

Brañas de Senra (Yernes y Tameza)

por Ástur Paredes

Brañas de Senra

Braña equinoccial situada al sur de Yernes, sobre los 900 metros de altitud, que reúne un conjunto de prados de siega cerrados de muro, de propiedad particular, y un amplio espacio de pasto de diente de titularidad pública. Su cercanía a Yernes, a cuyos vecinos pertenece, y su fácil acceso a través de una carretera local favorecieron la comunicación constante entre ambos espacios, al tiempo que determinaron sus condiciones de uso: la pernocta en la braña no era imprescindible por lo que sus construcciones carecen de los característicos habitáculos para los brañeiros. La cría de terneros para el mercado y la elaboración de manteiga (mantequilla) y quesos del tipo de afuega’l pitu orientaban la actividad pastoril.

Braña de Senra

Braña de Senra

Su uso se centraba en los meses equinocciales del año pues, en el período estival, el ganado se desplazaba hacia espacios de pasto a mayor altitud como La Folichega, Fancuaya y Cuallagar. A las Brañas de Senra se llevaban vacas y caballos. Las vacas subían en el mes de marzo, primero las escosas (vacas que no dan leche) y más tarde las paridas con sus crías, y permanecían en la braña hasta últimos de mayo en que se trasladaban a los pastos altos. En julio, la braña estaba en plena actividad durante el periodo de siega en el que participaba toda la familia. La hierba seca se conservaba en los pajares y cuando su capacidad no era suficiente se almacenaba en varas. Posteriormente, en el mes de septiembre, el ganado volvía a Senra para el pasto de otoño, permaneciendo en la braña hasta que llegaban las primeras nieves. Si el clima no era muy duro, el ganado podía estabularse en la propia braña hasta entrado diciembre.

La braña reúne 15 construcciones ganaderas con la corte o cuadra en la planta inferior y el henil en el bajo cubierta. Algunas incorporan además un portal de acceso, destacando por su cuidada cantería. Las cubiertas son de teja y excepto una, que está en ruina, mantienen todas buen estado de conservación. A éstas hay que sumar un pequeño hórreo, de construcción reciente, y un abrevadero como equipamiento colectivo. Las cabañas, vinculadas a prados de formas orgánicas, redondeadas, con sus viales intermedios, conforman una trama alveolar muy característica que parece sugerir una génesis basada en la aprehensión individualizada de parcelas de monte. Precisamente esa organización del espacio distribuido en parcelas es lo que define el topónimo, de origen céltico, Senra.

[Ver ficha completa]

Créditos y derechos

Producción

Muséu del Pueblu d’Asturies – Red de Museos Etnográficos de Asturias (RedMEDA)

Texto, fotografías y dibujos

© Ástur Paredes